El callejón de Hamel en la Habana, Cuba, es un centro de adoración de la Santería cuyas paredes han sido intervenidas por el artista regional Salvador González Escalona quien ha transformado esa calle a una celebración vibrante de esa religión mediante sus pinturas de los símbolos e imágenes representativas de sus prácticas y creencias.

Es el primer mural en la vía pública dedicado a la cultura afrocubana. González Escalona, pintor, escultor y muralista cuyo objetivo pareciera que es  brindar el arte creador al pueblo, revitalizando una calle olvidada por el tiempo y por la ciudad, con una Galería de Arte, donde el propio barrio formaría parte indisoluble de una creación única en su género, en el país y en el mundo, que estuviera siempre al alcance de niños, ancianos, obreros y profesionales. La Santería es una fusión de las creencias del Catolicismo y de religiones Africanas que se desarrolló entre los esclavos y sus descendientes.  Este callejón es también un espacio en el que el arte y la comunidad interactúan; donde se realizan festivales en los que participan niños y vecinos de la zona, como una gran obra de arte cuyo contenido así como mensaje se va manipulando a la medida en que los residentes así como los visitantes habitan el espacio.

 

 

¿Y quién fue Hamel?

Uno de los primeros habitantes del callejón, Fernando Belleau Hamel, un ciudadano estadounidense de origen franco-alemán que compró unos terrenos en la barriada de Cayo Hueso a principios del siglo XX. Allí puso en marcha un negocio de materia prima y fundición y dio trabajo a numerosa población negra y china. Incluso les construyó casas para que vivieran. Este hecho hizo que se recordara al lugar con el nombre de Callejón de Hamel, que incluso estuvo a punto de desaparecer en 1913, cuando el gobierno neocolonial intentó comprar los terrenos.

Cómo llegar:

El callejón de Hamel está en la barriada de Cayo Hueso, entre las calles Hospital y Aramburu, bastante cerca del Malecón, en La Habana, Cuba.