Hector de Anda:

(Lagos de Moreno, Jalisco, 1950) es un artista multifacético en el más amplio sentido de la palabra. Un “vampiro” como él dice, porque se nutre de todo. Desde 1982 se define como “artista plástico” pero ha estado relacionado con el arte desde hace mucho más tiempo, aun bajo otros “disfraces”, digamos: Como actor de teatro profesional y universitario. Como modelo masculino para Christian Dior, Pierre Cardin, Hermés. Luego como editor de moda, durante 14 años en la revista Vogue, como director de imagen en TV Azteca, como ceramista y artista plástico. Y bueno, como lo que se le pueda ocurrir después… que él no se limita. Durante los últimos años su vitrina ha sido la calle interviniéndola principalmente. De sus obras más grandes esta aquella vez en que tomo 100 espectaculares que también intervino en la Ciudad de México, declarándolos, a lo Marcel Duchamp obras de arte, no lo serían. Pero sí ha sido una obra intensa, de tiempo completo. De esa serie se desprende el ejemplo a continuación mostrado, como una provocación a la subjetividad del arte y de todos los parámetros platónicos, estéticos y contemporáneos que la rigen, o simplemente como un recordatorio de que somos unos idiotas.




Hector de Anda, México DF, (México) 2002
Esto es una obra de arte
Espectacular, intervensión urbana. Medidas variables.