[Publicado originalmente el 13 de mayo del 2008]

El sueño sin fin:

Escrito y dirigido por Alejandro Jodorowsky:

El psicomago regreso a México, país donde se construyo y se consagro como cineasta y teatrista, después de casi 40 años para presentar su último trabajo. Llego y me encuentro con un espacio vacio, un closet al fondo y unos zapatotes allí tirados, claras referencias a “ElJuego que todos jugamos”, me situó inmediatamente en una disposición incomoda, pues creí que iba a presenciar una “segunda parte”. Solo dos actores, un hombre y una mujer, el: Buntis Jodorowsky, el hijo del director que todos recordamos por haber sido el topito en el filme de los sesentas “El Topo”. Los años no pasan en balde, al menos para el, quien interpreta a 11 personajes de manera realmente ágil, ella también. Toda la obra vale la pena por las actuaciones, principalmente, pues los textos no son muy interesantes en si, es como ver representado los audio libros de la psicomagia del autor de manera muy dogmatica. Me paso de nuevo, cree muchísimas expectativas (digo, no era para menos) sin embargo no fueron del todo satisfechas. El juego escénico en si esta como atorado en el teatro de los 60´s y el final es predecible y a mi punto de vista es nefasto que te digan de manera tan dogmatica “el sentido de la vida es…”, como una mezcla de una conferencia del Proust con una de superación personal.

Al final todo mundo se puso de pie, incluyéndome yo, al ver a el maestro Jodorowsky salir a agradecer enmarcado en un traje blanco cual profeta contemporáneo, durante varios minutos aplaudimos. Sin embargo, creo que las ovaciones fueron mas al ídolo paradigmático que él representa, mas que a la puesta en escena en si.

Foto: Cortesia Festival del Centro Historico